Moniciones para el Trigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario
Ciclo A

Entrada:

Nos estamos acercando al final del año litúrgico, por eso la Palabra de Dios adquiere hoy una particular importancia. Hoy es un día de serena reflexión y de profunda oración. El Señor llega, casi de repente, y es muy importante mantenernos vigilantes.

Primera Lectura: Sabiduría 6, 13-17 (Encuentran la sabiduría los que la buscan)

La sabiduría es imaginada como una persona (una mujer) a la que se ha de buscar y amar. La búsqueda de la sabiduría, es decir, la búsqueda del camino de Dios, es el único objetivo que podemos tener en la vida. Y el que busca sinceramente ese camino, sin duda que lo encontrará.

Segunda Lectura: I Tesalonicenses 4, 12-17 (A los que mueren en Cristo, Dios los lleva con Él)

Pablo, en la primera carta a los tesalonicenses, asegura que en el momento oportuno los que ya han muerto resucitarán y encabezarán la comitiva que avanzará hacia el lugar de la estancia definitiva con el Señor. También Pablo nos recuerda en esta segunda lectura la promesa de Dios, escuchen atentos este mensaje.

Tercera Lectura: Mateo 25, 1-13 (Parábola de las diez doncellas)

Vamos a escuchar una parábola, tomada de San Mateo, este texto nos presenta un rico mensaje: “Velen porque no saben el día ni la hora”. De esta manera la luz viva de las lámparas se convierte en signo de la fe y de la esperanza vigilantes. Presten mucha atención a este mensaje, pero antes entonemos el aleluya.

Oración universal

A cada petición contestaremos: “Escúchanos, Señor”

Moniciones para el Trigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A
Moniciones

Ciclo A Tiempo Ordinario

Por: P. Domingo Vásquez Morales | Fuente: Catholic.net 

    • Por la Iglesia, para que se mantenga siempre a la expectativa del reino de Dios con sus lámparas encendidas. Roguemos al Señor…
    • Por nuestra comunidad, para que celebrando la memoria del Señor hasta que Él vuelva, permanezcamos en vigilancia activa. Roguemos al Señor…
    • Por los sacerdotes, religiosos y religiosas, para que sean constantes en la búsqueda de la verdad y mantengan sus lámparas encendidas con su testimonio de vida. Roguemos al Señor…
    • Por nosotros los aquí reunidos, para que tengamos sabiduría para hacer lo que tenemos que hacer y no lo dejemos para mañana. Roguemos al Señor…
    • Exhortación Final
    • (Tomado de B. Caballero: La Palabra cada Domingo, San Pablo, España, 1993, p. 204)
    • Gloria a ti, Señor Jesús, luz y sabiduría de Dios
    • que te revelas a quien saben esperarte velando.
    • Queremos mantener encendida encendidas en la noche la fe y la esperanza
    • hasta que despunte la aurora luminosa de tu llegada.
    • No permitas, Señor, que se nos embote el sentido cristiano
    • para percibir tus continuas venidas a nuestro mundo.
    • Ayúdanos a mantener siempre ardiendo la lámpara de la fe
    • que tú encendiste el día primero de nuestro bautismo.
    • Así, alimentándola siempre con el amor y la fidelidad cotidiana,
    • caminaremos a su luz hacia el encuentro contigo
    • para ser admitidos al banquete eterno de tu reino. Amén

 

Shares
Share This